El inicio del segundo trimestre en el Centro Educativo y Terapéutico Carrilet es especial. Volvemos a la escuela después de Navidad con una gran sorpresa: los Reyes Magos habían dejado regalos para todas las clases: juegos de mesa, juegos de robótica, de construcción, cuentos nuevos, etc. Juegos que nos permiten, no solo pasarlo bien y compartir espacios lúdicos, sino también aprender mucho.

Pero, ¡los regalos no llegaron por casualidad! Cada clase hizo su propia carta, pidiendo aquello que más deseaba. Después, el día de la Fiesta de Navidad, dejamos las cartas al buzón Real, y el AFA poniendo su granito de arena para promover momentos mágicos, puso todos los medios para que estas cartas llegaran a los reyes magos.

En Carrilet, la idea de proceso es básica

En el trabajo educativo y terapéutico que desarrollamos a Carrilet, es muy importante la idea de proceso en cualquier tarea que llevamos a cabo. Por ejemplo, hacer la carta a los reyes, implica ponerse de acuerdo con los compañeros para saber qué pedir, y/o seleccionar aquellos juguetes de los catálogos que más ilusión nos hacen. Requiere una tolerancia a la espera, puesto que sabemos que el que volamos no llegará enseguida.

También la experiencia de recibir juguetes inesperados, nos permite poder trabajar la sorpresa y enriquecer sus propuestas, que aunque inicialmente sean rechazadas, a medida que se utilizan llegan a disfrutar.