Roser Calafell llena de color un pasillo y los niños se lo apropian.

Durante el pasado curso nos vimos obligados, a causa de la pandemia y como todas las escuelas, a hacer las entradas escalonadas y por diferentes espacios del centro. Uno de estos es el pasillo exterior, que pronto se convirtió en el espacio habitual de entrada y salida de niños y familias.

Todo el equipo del Centro Educativo y Terapéutico Carrilet entendemos que los espacios de los niños tienen que ser terapéuticos, deben ayudarlos a organizarse, a anticiparse y a sentirse tranquilos y seguros. Por eso se tenía que transformar el pasillo.

Fruto de esta concepción y del ofrecimiento de la nuestra AFA a colaborar con el centro surge la idea de reparar esta pared exterior y hacer un mural que acompañara a todos los alumnos en su entrada en el centro y convertirlo en el primer punto de atención al llegar a la escuela

De la idea al color

A todo el mundo entusiasmó la idea: hacía falta un mural que llenara de color el pasillo, que aportara estímulos y en el cual los niños pudieran participar de alguna manera. Y este concepto es el que trasladamos a Roser Calafell, una gran ilustradora de nuestro barrio, Horta. Enseguida entendió nuestra idea y nos presentó el proyecto:

Nuestro nombre «Carrilet» enseguida le da la idea de un tren con niños… Una vía que llega hasta el patio y con los logos de las clases como «paradas de tren». Dejará un espacio a los vagones porque los niños dejen su impronta, estamparan con sus manos.

Un proceso compartido y muy ilusionante

Durante julio de este 2021, iniciamos el proyecto con la rehabilitación y preparación de la pared para hacer el mural. Y este mes de noviembre todo toma forma rápidamente con la presencia de Roser: dibujo, pintura…