Llúcia Viloca (2003), fundadora de Carrilet hace 45 años, define el autismo como un trastorno psicobiológico de la intercomunicación y la interacción que se manifiesta en los 30 primeros meses de vida y que da lugar a un deterioro del desarrollo emocional y cognitivo. Afecta en todas las áreas de vida de una persona y se considera una de las patologías más graves del desarrollo, la conducta y la comunicación.